Woody Allen: quince películas imprescindibles.

Woody Allen estrena esta semana Blue Jasmine, una de sus películas más celebradas y el regreso temporal a latitudes estadounidenses. Nosotros aprovechamos la tesitura para recomendar quince títulos de su prominente trayectoria:

Bananas: primera demostración de las habilidades de Allen para con el humor. Tiene chistes inolvidables, aunque también los hay muy malos.

El Dormilón: un intento de alejarse del cine de gags para concebir una cinta con un loco argumento que combina humor y ciencia ficción.

Annie Hall: primera obra maestra y una de las películas impepinables de la década de los setenta. Estupendas interpretaciones del propio Allen y de Diane Keaton.

Interiores: el mejor drama de su carrera fílmica surge de la profunda influencia de la obra de Ingmar Bergman. De nuevo un reparto pletórico.

Manhattan: otra producción inolvidable que integra como pocas veces un espacio urbano. Especial mención para la fotografía de Gordon Willis.

-Recuerdos: Allen se emborracha de Fellini y vomita esta hija bastarda de 81/2. Es sin duda su obra más egomaniaca. Atención a la guapérrima Jessica Harper.

Zelig: rarísima incursión en el falso documental que presenta a Leonard Zelig, el camaleón humano. Una joyita que sirvió de inspiración para Forrest Gump.

Broadway Danny Rose: protagonizada por Danny Rose, el mayor perdedor de su filmografía. Imposible quitarse de la cabeza las canciones de Nick Apollo Forte.

Delitos y faltas: el neoyorquino termina los ochenta con esta peliculón que  es también su obra más redonda como guionista. Inmenso Martin Landau.

Maridos y mujeres: reflejo premonitorio de su complicada situación personal. Quizás su cinta más desencantada y cínica.

Misterioso Asesinato en Manhattan:comedia criminal que parodia y homenajea los tópicos del cine negro e incluye referencias a Orson Welles.

Poderosa Afrodita: Allen adapta a su manera los pilares de la tradición teatral griega para crear uno de sus films más divertidos. Merecido oscar para Mira Sorvino.

Acordes y desacuerdos: tras el espantoso título español se esconde esta genial historia de amor sadomasoquista con claros homenajes a la música manouche.

Match Point: primera incursión en territorio europeo y primera colaboración con Scarlett Johannson. Cine criminal de muchos quilates.

Medianoche en París: comercialmente ha sido su película más rentable en eones. Curiosa reflexión sobre el tópico de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s